El judío errante

Nuevamente, Orlando Ortega Reyes nos regala una historia semanasantera, de esas que uno debe leer con calma para poder disfrutar los recuerdos que nos evoca: la leyenda del Judio Errante.
Coincidimos con el autor en que “toda esa leyenda ha sido un pretexto para ensañarse con el pueblo judío, primero los romanos y finalmente los nazis”, pero su valor en la cultura popular nica se mantiene.
También nos declaramos seguidores del consejo que el judío de la historia aprendió del propio Siddhartha: “Duda de todo, encuentra tu propia luz”…

Los hijos de septiembre

El judío errante. Imagen tomada de Internet

En el cuarto de mi abuelo había un librero antiguo con puertas y sólo él tenía acceso al mismo.  No tenía llave, de tal manera que cuando mi abuelo viajaba a Managua a sus negocios, yo aprovechaba y con el máximo sigilo lo abría.  Había una gran cantidad de libros y revistas y la que más me llamaba la atención era una publicación argentina llamada “Rico Tipo” que era algo parecido al Condorito pero con más personajes, así que me llevaba una de estas revistas al patio y tranquilamente la leía, disfrutando de las aventuras de Fulmine, Fallutelli, El otro yo del Dr. Merengue y otros que ya no recuerdo.  Cuando terminaba de leerla, volvía a colocarla en su lugar y cerraba bien las puertas para no dejar ninguna huella.  Después que murió mi abuelo en 1961, mi acceso al citado librero fue más frecuente e irrestricto.  Terminé de leer…

Ver la entrada original 1.557 palabras más

Anuncios